domingo, diciembre 04, 2005

SHINCHAN FOREVER


Desde que este japonesito de cinco años irrumpió en los hogares catalanes, su popularidad ha subido como la espuma. Ahora es toda una estrella mediática, pero en su día sus andanzas pasaron con más pena que gloria. Por ello vamos a repasar los mejores y los peores momentos de la serie japonesa que hace sombra a Los Simpson...

CRAYON SHINCHAN

SIGUES CON NOSOTROS

Como si de un casting se tratara, Shinchan no pasó las primeras pruebas a estrella mediática. La primera edición de sus cómics no conectó con el público, que consideró su estilo naïf como una tomadura de pelo, mientras los más avispados vieron en ese tipo de narrativa y dibujo todo un filón que explotar y del que empaparse. Revistas de manga como Neko, en un arranque de alternatividad, lo pusieron de portada, consiguiendo que ese número fuera uno de los menos vendidos.

Más adelante Luk Internacional hizo llegar la serie de animación a tierras catalanas. Su estreno en las tardes del K3 no consiguió la aceptación esperada, así que aprovechando las vacaciones de verano, cambiaron su horario al medio día. Todo un acierto. Para empezar, los primeros episodios, algo más flojos y con los actores de doblaje menos metidos en sus respectivos papeles, ya habían sido emitidos, por lo que los televidentes se encontraron con la serie en pleno apogeo.

Durante ese verano cientos de miles de catalanes se engancharon a las aventuras de Shinnosuke Nohara y sus amigos, convirtiendo al pequeño en todo un fenómeno.

EN LA CUERDA FLOJA

En vista del éxito que estaba cosechando el anime dentro del contenedor 3xl.net, las demás cadenas de La Forta no tardaron en emitir también los capítulos de Shinchan. El problema vino cuando empezaron a ver que algunas escenas no eran muy políticamente correctas.

En la televisión catalana ya se había suscitado el debate anteriormente, pero al tratarse de una serie para mayores de 13 años, emitida dentro de un contenedor de series mucho más violentas y de temática adulta, como Utena, Cowboy Bebop o Trigun, el tener remilgos a esas alturas evidenciaba una absurdez suprema. De hecho TV3 programó la serie a todas horas, cubriendo los huecos que dejaban otros programas.

No obstante, en otras comunidades como Madrid o Canarias la serie se llevó la peor parte, siendo mutilada, censurada o directamente cancelada, a pesar de tener muy buena audiencia.

Lo curioso de todo esto es que Shinchan es una serie para adolescentes. En Japón ya hubo polémica con su contenido, pues se emitía justo después de Doraemon y se convirtió en un fenómeno entre los más pequeños. Para los nipones Shinchan es un niño que se aleja mucho del típico parvulito, pero en nuestro país la mayoría de niños son así, así que no hay lugar posible para el escándalo. 

Además, independientemente de que sea animación o tenga un niño de protagonista, no es una serie infantil. Mafalda, por poner un ejemplo que todos conozcamos, era una niña y sus mordaces viñetas iban destinadas a un público adulto.

APROVECHANDO EL FILÓN

Aún así, llegó un punto que todo el país conocía a Shinchan y la empresas aprovecharon el tirón. No tardaron en aparecer productos derivados, como CDs de música, muñecos, cromos, pegatinas y hasta videojuegos.

Planeta de Agostini volvió a lanzar el cómic en una nueva edición y Luk Internacional estrenó las películas tanto en cine con en DVD.

Uno de los puntos fuertes de Shinchan es que gusta a todo tipo de edades, por lo que hay mucho público potencial que siga sus historias.

A partir del viernes 23 de diciembre Antena 3 quiere reforzar su franja del medio día emitiendo la versión en castellano de la serie a razón de dos episodios diarios de 13:00 a 14:00 h. El tiro está asegurado, ya que en muchas comunidades ha dejado de emitirse y comienzan justo con un capítulo inédito: Shinchan viaja a España (aunque toda la acción transcurra en Barcelona).

En esta ocasión los seguidores podrán ver todos los episodios, sin cortes ni censuras, ya que la temática de la serie es muy cercana en tono y temas a Los Simpson que va justo después y de la que no hay queja alguna.

Además es una serie larga, cosa que interesa mucho a la cadena de Planeta, ya que las reposiciones de Homer y compañía ya empiezan a oler.